lunes, 12 de diciembre de 2005

Vivir del cuento

Vivir del cuento

Que uno tenga sus propias pajas mentales, allá cada cual.

Que con sus pajas mentales se vaya por ahí haciendo spam y repartiendo panfletos, pues resulta un poco coñazo, la verdad.

Pero que uno intente comerle el coco a los demás con sus pajas mentales, está bastante mal.

Ahora bien, intentar inculcar sus pajas mentales a los demás y encima cobrar por ello, se llama estafa.

1 comentario:

Nanna dijo...

En fin, no puedo con tanta chorrada en un mismo panfleto...