domingo, 26 de diciembre de 2004

Let it snow, let it snow, let it snow!

Es la 1 de la madrugada. Hace -1ºC. Y está nevando, tanto que las carreteras menos transitadas de la zona están recubiertas de un fino manto blanco. Estos momentos son mágicos pero poca gente sabe apreciarlo.



Como decía Sinatra:

Oh, the weather outside is frightful
But the fire is so delightful
And since we've no place to go
Let it snow, let it snow, let it snow.


Actualización: pues sí, parece que esta noche han caído un par de copos.


viernes, 24 de diciembre de 2004

Felices fiestas



...y feliz 2005, que espero que sea mucho mejor que el 2004 (qué fácil).

miércoles, 22 de diciembre de 2004

Sigh

Esto es el colmo.

Testosterona a granel (II)

De un tiempo a esta parte se está poniendo de moda sacar videoclips subiditos de tono. Esta vez es el turno de Uniting Nations con su "Out of touch".



También está en el Emule y tal y cual...

lunes, 13 de diciembre de 2004

Orientales, formol, gorilas y palmeras

Muchas cosas se han podido ver estos días en Sitges, incluso dicen que se celebraba un festival de cine fantástico lleno de películas, cortos y muchos, muchos freaks sueltos en sus calles... Pese a las extrañas fechas navideñas en las que se ha desarrollado (el año que viene parece que volverá a su ubicación original en el mes de octubre) y el clima lluvioso y desapacible de los primeros días, se pudo ver cosillas interesantes en este rincón del Mediterráneo.


Las palmeras no tenían cocos. Menudo timo.

Con una persistente lluvia a modo de bienvenida, y tras pasar por el hotel (si un día vais a Sitges y os alojáis en ese lugar, ¡huid! si no queréis ver cómo las ratas y las cucarachas bailan coros rusos sobre vuestra cama) se recogieron las acreditaciones en la zona de prensa y a partir de ese momento empezaron las frikadas.


Con mis papis me lo paso de miedo.


Breaking News. Arnold Schwarzenegger no necesitó de dobles para este papel.


Durante la primera mitad de la semana se celebró la convención de Star Wars, y como muestra, el escaparate de una tienda con Darth Vader con traje y chaqueta. Sólo le falta bailar claqué.

Esa misma noche había un pase de la última película de los creadores de South Park, Trey Parker y Matt Stone. La nueva criatura es Team America: World Police y no deja títere con cabeza (nunca mejor dicho). Fue una buena forma de empezar el festival. Lo primero que uno piensa es si nos llegará la versión no censurada de la película al circuito comercial. Lo que sí se podrá ver casi con toda seguridad es a padres mal informados llevando a sus hijos pequeños para ver "esa película tan simpática de marionetas". Hagan sus apuestas.


Siempre hay un cabezón en la butaca de enfrente.

Las pocas horas de sueño fueron una constante estos días, y tras acabar la sesión de marionetas a las mil de la madrugada, tocaba madrugar para ir a la clase magistral de Jonh Landis en la sala Casino Prado. Este fenómeno es el director de varias de mis películas fetiche como por ejemplo Twilight Zone: The Movie (1983) del que es autor del prólogo y primer corto, Entre pillos anda el juego (1983), y El príncipe de Zamunda (1988). También es autor de Thriller (ya comentado en este blog), y del clásico Un hombre lobo americano en Londres (1981). La charla fue de lo mejor del día y se tocaron muchos temas cinéfilos, muy interesantes todos ellos. Al director se le veía con ganas y respondía a todas las preguntas de los fans explayándose a gusto, tanto que las dos horas de la charla pasaron volando y si hubiéramos estado otras dos, nadie se hubiera quejado. Como anécdota, la gracia que le hizo la traducción del título al español de El Príncipe de Zamunda del original Coming to America.


John Landis en el centro. La intérprete, en la luna.

La clase magistral fue todo un éxito pese a la desastrosa intérprete, que tenía que acudir siempre en ayuda del director del evento pidiendo ayuda para traducir las cosas de las que no se había enterado (que eran bastantes) y de los títulos de las películas. Al hilo de este comentario, en Sitges deberían reflexionar sobre qué quieren decir exactamente con la palabra Internacional que aparece en el nombre del festival. Los no catalanoparlantes que asistieron y que no se enteraron de nada sabrán de lo que hablo. Al final, a Landis como mejor se le entendía era en inglés y sin la traducción. Cosas que pasan.

Esa misma mañana nos dimos una vuelta por la sala Brigadoon que se ha caracterizado estos días por dar la programación más bizarra, fantástica, gore y/o casposa del festival. Tuvimos la ocasión de asistir a la proyección del ciclo de beach movies. Estas películas son una suerte de festival surfing-playero que se dio en los años 60 con el auge de la música surf como los Beach Boys, y donde todo el mundo va vestido con bañador y camisa hawaiana (los chicos) y bikini (las chicas) sea cual sea la escena que se esté desarrollando (si, en serio).


Las beach movies, un género impagable.

Un ejemplo que se pudo ver de este movimiento es Beach Blanket Bingo. La trama es muy sencilla: ellos son jóvenes y guapos y sólo les gusta bailar, hacer barbacoas en la playa y surfear. Pero los malos (que son muy muy malos, y muy muy torpes) intentan fastidiarles la fiesta aunque eso no supone ningún problema pues nuestros intrépidos héroes les persiguen, se empujan (pero sin hacerse mucho daño, ¿vale?) y acaban con esos macarras que no dejan de incordiar con sus ruidosas motos, que huelen mal y no se quitan la chupa de cuero así les suba la tensión. Todo termina en un guateque con más música surf, playa y cócteles de pineapple mientras ellos y ellas bailan y se contonean. En bañador y bikini, por supuesto. A destacar los nombres de los protagonistas: Dee Dee, Bonehead ("cabezahueca"), Eric Von Zipper... el apoteosis del cine del cerebro-en-formol.

Más adelante tocaba sesión doble en el auditorio. Esta vez era el turno de Three... Extremes y de Les Revenants. La primera sesión era un conjunto de tres cortos, de Fruit Chan, Chan-wook Park y Takashi Miike. Chan-wook Park que por cierto repetía cartel en Sitges con Oldboy. Los cortos tratan el tema del canibalismo, las mutilaciones y el incesto, pero con un punto de vista muy especial que nos trae el cine asiático, de forma muy retorcida y maquiavélica, y que ha sido una constante en todo el festival.

En cuanto a Les Revenants, se trataba de una propuesta del cine fantástico francés que plantea una inquietante pregunta: ¿qué pasaría si los muertos volviesen a la vida sin ninguna explicación y tuviesen que reincorporarse a la rutina diaria de una vida que abandonaron tiempo atrás? Ojo, pese a lo de los muertos reviviendo, no hay nada de gore, sangre, vísceras y casquería varia. La película está muy bien, es bastante diferente a lo que se ha podido ver por aquí, aunque peca de falta de ritmo.


Un guardia jurado presentando la sesión. Todo puede ocurrir en la sala Brigadoon.

Al día siguiente las legañas empezaban a apelmazarse peligrosamente pero eso no era impedimento para seguir absorbiendo toda película-formol que se pusiese a tiro. Eso quiere decir que teníamos una cita ineludible con una maratón de cortos de la APACAM (Asociación de Productores Audiovisuales de Castilla-La Mancha) donde por sorpresa nos pusieron un corto de Faemino y Cansado que hizo llorar de risa a la sala entera (y de paso limpió las susodichas legañas). No contentos con eso, nos dieron duro en el hígado con una sesión cortesía de Imagen D.E.A.T.H. con la presentación de esa obra maestra del celuloide llamada Viernes 13 XXL, Jason se lo monta de miedo, pero no una versión cualquiera, no. Era la "versión especial Sitges 2004" comentada por el director y el actor principal, Jason Bordes, e incluyendo una presentación por parte de Lloyd Kaufman. Con esta película descubrimos que existe un género dentro del cine del que no sabíamos de su existencia. ¡El gore-porno! Así pues, el protagonista Jason Bordes iba como todo psychokiller, pensando en qué arma despedaza mejor un cuerpo humano para vengarse por su trágico destino, cuando se encontró con una pareja que lo estaba pasando muy bien.


Hola, ¿qué tienes aquí?

Como todo el mundo sabe, los asesinos en serie deben matar y despedazar a sus víctimas sin ningún escrúpulo, y Jason Bordes no es una excepción a la regla. Así que ahí le tenemos machacando tiernas jovencitas y musculosos actores porno (curiosamente Nacho Vidal aparecía en casi todas las escenas). Y así una y otra vez durante todo el metraje. Lo mejor de todo, los audiocomentarios que iban contando lo que aparecía en escena al más puro estilo Humor Amarillo. Una película para ver y no olvidar.

Como la fiesta en el Brigadoon no paraba, siguieron una serie de documentales falsos. ¿¿Documentales falsos?? Pues sí. Al parecer hay gente que se aburre y se dedica a hacer documentales sobre cualquier chorrada aplicando el lenguaje del género. Recuerdo especialmente uno sobre psicofonías y demás pedorretas del más allá que... bueno, la sala entera estaba doblada de risa en sus asientos.

Ya era de noche y llevábamos muchas horas viendo frikadas de las duras, pero lo más hardcore estaba por venir. En primer lugar nos deleitaron con el pase de Deadhunter: Sevillian Zombies, un mediometraje de Julián Lara sobre una invasión (una más, y ya van...) de zombies en Sevilla (nadie lo habría adivinado).


Julián Lara con su corto nos vende la moto...
y la página web, el DVD, las camisetas, pósters,
la banda sonora, pipas, cacahuetes...


La peli realmente no está mal, aunque tiene esas cosas tan cutres como el sonido que no se oye, sombras del cámara en las paredes y esas cosillas típicas. Lo peor de todo son algunas escenas para lucimiento del director / actor / guionista / productor / chico-para-todo alias Julián, que sobran bastante. Aún así no está demasiado mal. Divierte, hay muchas vísceras, los temas elegidos para la banda sonora pegan fuerte, y por el mismo precio nos ponen un cameo de Kiko Veneno y otro de Leonardo Dantés con su baile del pañuelo (terrible, terrible...). Vaya, aquí también aparece Lloyd Kaufman. Decididamente este hombre sale en todas partes. Bueno, atentos al Lara, que este freak amenaza con una segunda parte para dentro de poco.


Así se nos quedó la cabeza después de tragarnos tantas películas radioactivas.

Todo esto no es suficiente. Somos duros y queremos más. Pues venga, nos quedamos al pase de la tercera parte de la mundialmente famosa Apocalipsis Vampira. En este caso ya no es gore-porno, si no que es porno-porno del duro. Pero creedme, la sala no estaba llena por eso, sino porque fuera hacía frío y viento y en algún lugar había que resguardarse (¿ha colado?). No hay mucho que mencionar salvo que la presentación la hizo el propio actor porno (pero vestido, no os vayáis a pensar cosas raras).


Estas son unas bolas chinas, y lo demás son tonterías.

El día se iba acabando pero quedaba por estrenar El Justiciero, corto de unos chicos de Barcelona que se dan a conocer en este mundillo con el nombre de Grupo Trauma y son amantes del cine fantástico y de todas las frikadas en general. Tanto les gusta que hasta hacen un programa semanal de radio a través de Internet (sobre el que habrá un post en este blog próximamente).


Chema Ponce y Nacho Fiol, con audiencia.

Antes de ver la proyección, tuvieron el detalle de regalar DVDs de su anterior corto, Soulman. En cuanto a El Justiciero, era un trabajo que mezclaba cine negro con fenómenos paranormales. Se nota que han hecho varias cosas antes porque para estar realizado sin medios, está bastante currado y dan el pego como actores. Esperamos ver más cosas del Grupo Trauma.

El sábado el festival había terminado oficialmente, si bien por la mañana y por la tarde hubo sendos maratones repitiendo lo mejor del festival. Por la mañana no se pudo estar porque uno estuvo revisitando Barcelona.


A Godzilla le hubiera gustado ver tantas casas
juntas y listas para jugar un rato.


Pero por la tarde llegamos a tiempo para ver acabar una película / parodia / homenaje a las beach movies. Esta vez era Psycho Beach Party y por muchos homenajes que hagan, se nota que ya no es lo mismo. La década de los 60 es una época que jamás volverá: demasiado naïf para los tiempos que corren. Lástima que el día anterior nos perdiéramos The Beach Girls and the Monster...


En la sala Brigadoon aún están buscando la pancarta que daba la bienvenida a Godzilla...

En el maratón de tarde pudimos ver The Final Cut, la última de Robin Williams. Objetivamente la película no está mal aunque no aprovecha bien la idea y tiene todos los desagradables tics del cine de Hollywood. Pero sinceramente, ¿quién coño aguanta al insoportable del Robin Williams?

Y para acabar el festival, un cierre a lo grande con Oldboy de Chan-wook Park. Grandiosa. Y maquiavélica. Los que tengan la oportunidad, que vayan a verla al cine.

Conclusiones de este festival:
  • Vimos muchísimas cosas, pero nos perdimos aún más.
  • El cine oriental aporta savia nueva, ideas imposibles de concebir en occidente, frescura y nuevas formas de ver el cine. Si Sitges dependiese de las producciones norteamericanas o europeas, estaría muerto, al menos en esta edición.
  • Sitges es bonito.










Así que ya saben. Próxima estación: Sitges 2005, capital de Japón.


martes, 7 de diciembre de 2004

Parecidos razonables

Comparemos con un poco de mala intención los títulos de crédito de Tron (1982) con la lluvia de letras de The Matrix (1999).

The Matrix:



Tron:



Y de nuevo Matrix, esta vez el cartel promocional de Matrix Reloaded:



Ese colorcillo verde-fósforo... esos simbolillos raros... en ambos casos eran mundos virtuales, dominados por un software malvado... No tiene nada que ver, pero realmente las comparaciones son odiosas.

Lo único que queda claro es que hay que encerrar a los informáticos y programadores en general. Son gente peligrosa.

domingo, 5 de diciembre de 2004

Cuarto y mitad de chopped, por favor



Hacer que un videojuego se convierta en toda una experiencia es una cosa, y esto es otra bien diferente. ¿Os imaginais esta sorpresita bajo el árbol de navidad?

Ríndase, la resistencia es fútil

Al entrar en el metro. En el tren. Los ascensores. Los parkings. Las salas de espera. Las tiendas. Algunas calles. ¡Incluso en la playa! ¡Hilos musicales hilos musicales hilos musicales hilos musicales hilos musicales! Cuando la música deja de ser un placer para convertirse en una obligación y se vuelve ruido.

Comento esto inspirado tras leer El Odio, un libro de Ramón de España que, pese a su título es un ensayo humorístico para mearse de risa que resulta muy recomendable como terapia para cuando se esté asqueado de toda la humanidad.



No puedo evitar citar un pasaje de un capítulo que empieza apuntando a la música "por obligación" y que acaba divagando sobre las lacras musicales que sufrimos hoy en día. El texto en concreto trata sobre los raperos:

No sé qué opinaran ustedes, pero yo creo que los raperos tienen un problema de actitud y de relaciones públicas. Puede que a alguien le guste que un negro vestido con un chándal multicolor y cubierto de cadenas de oro le lea la cartilla desde la MTV mientras le dice, con no muy buenas palabras, que es un blanco hijo de puta al que responsabiliza personalmente de lo mucho que sufren los hermanos allá en el Bronx. Pero a mí, con franqueza, me toca las narices. No soy negro, ni siquiera soy norteamericano, nunca he explotado a nadie y no tengo por qué aguantar que un tipo con unas gafas de uso común en el planeta Plutón me amenace y me señale con el dedo mientras se contorsiona ante una cámara haciendo sonar su repugnante bisutería espacial. Y si quiere decirme que soy un cabronazo, por lo menos que me lo diga con música, que no se limite a largar sus reproches como si estuviera en el púlpito de una iglesia abarrotada de pecadores.

Esa actitud hostil me lleva a responderle de la misma manera. ¿Así que me odias, negro de los cojones? Pues yo a ti también, y cada vez que salgas por la tele señalándome con el dedo cambiaré de canal. Y por cierto, en vez de tomarla conmigo, ¿por qué no te preguntas a qué se debe que tu comunidad no avance ni a tiros mientras hispanos y asiáticos cada día se lo montan mejor? Ya, claro, es más fácil echarle la culpa de todo al hombre blanco, ¿verdad?

Delicioso. Y así repartiendo a diestro y siniestro en varios temas, desde la prensa a los políticos pasando por el fútbol, el amor, y lo que él llama el bonismo, algo así como la sacralización de la cultura del Buen Rollo en esta sociedad. Y por supuesto, la música.

Para los que quieran pasar un buen rato, que disfruten del odio.

sábado, 4 de diciembre de 2004

.the .product .will .make .you .happy



Por ahí hay unos cuantos geeks de la computación que se dedican a recorrer el mundo party tras party demostrando lo que son capaces de hacer con un ordenador, unas pocas herramientas de programación, y un talento apabullante.



Este es el caso de los chicos de Farbrausch, unos alemanes sanotes que se dedican a hacer espectaculares demos de infografía como esta que nos traemos entre manos hoy, .the .product. Aunque la demo en cuestión no es ninguna novedad (ganó el primer premio de su categoría en The Party '00), lo que lograron es tan espectacular que aún hoy merece la pena dedicarle los quince minutos que dura (algo que tiene un mérito enorme teniendo en cuenta que cuatro años en este campo es como hablar de la prehistoria de la informática).



Espectaculares efectos, renderizado de texturas e iluminación en tiempo real, todo ello mientras una cámara va haciendo un travelling llevándonos de la mano a través de un mundo imaginario de bits, texels, polígonos y raytracing que dan lugar a formas imposibles.



La música merece especial atención. Una composición de estilo tecno realizada en midi y que no sólo está a la altura de la parte gráfica, sino que le da vida propia a toda la demo de tal forma que no se podrían disociar una parte de la otra.



Y en el colmo de la virguería, todo esto metido en la inconcebible cifra de 64 Kbytes o como ellos dicen, con un ratio de compresión equivalente de 30.000:1 (más inconcebible aún sabiendo que al descomprimir la música el fichero ocupará tu disco duro con más de 110 Mb en formato wav); espacio con el que además iban sobrados, y al texto final de la demo os remito, que no desvelaré aquí.

Así que ya sabéis. Busque, compare, y si encuentra algo mejor, no lo compre, porque .the .product .will .make .you .understand.

jueves, 2 de diciembre de 2004

Historia de perros

Se encuentran tres perros y el primero dice:

-"Yo cuando ladro me dan carne"

A lo que responde el segundo:

-"¿Qué es carne?"

Y el tercero dice:

-"¿Qué es ladrar?"

sábado, 27 de noviembre de 2004

Abre tu mente pero no tanto como para que se te caiga el cerebro

A través de Barrapunto nos hacen llegar este artículo (traducción del original en inglés) de un tal Steven P. Novella.

Si bien trata sobre fenómenos paranormales, OVNIs y demás parafernalias, el texto se puede aplicar tal cual a otro clase de fenómenos paranormales. Como la religión, por ejemplo.

Actualización: hablando de "abiertos de mente", ¿Caras de Bélmez o caras duras?

domingo, 21 de noviembre de 2004

jueves, 18 de noviembre de 2004

A ver, niños, para mañana me vais a copiar cien veces...

No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.
No instalaremos una distribución de Linux nueva y sin probar.

miércoles, 17 de noviembre de 2004

Arrieros somos y por el camino nos encontraremos

La historia que se repite, unos que se lanzan a decir cosas y todo acaba terminando como siempre. Pero les entiendo, hay que seguir financiando a the artists para que sigan posando en las fotos de los mítines.

Enlaces cortesía de república internet.

La realidad supera la ficción

Todos hemos visto esas pelis de serie B con ciudades desoladas y abandonadas por cualquier tipo de desastre, con decorados de cartón piedra y demás caspa. ¿Pero qué pasaría si eso se volviese realidad? Acompañemos a Mad Max a través de su viaje por Chernobyl.

martes, 16 de noviembre de 2004

Telegrama desde el recuerdo



De noche en un autobús. Hola. Luces de farolas en las ventanillas. Ruido del motor. Hay poco sitio. Monotonía. Ya es de día. Sueño y cansancio. Queda mucho. Asfalto. Llegamos. 17. Barullo. Bonsoir. Gente. Buena. Dormimos. Otra vez de día. Blanco. Azul. Verde. Calor. Estamos arriba. Estamos abajo. Gente. Risas. Más gente. Pasillos. Otro día. Frío. Nubes. Sol. Arriba. Abajo. Copos. Árboles. Gente. Cansancio. Felicidad. Paisajes. Más gente. Alegría. Sorpresa. Anécdotas. Blanco. Blanco. Blanco. A veces gris. Otras azul. El valle. Complicidad. Reto. ¡Salta! Ríe. Azul. sol. Viento. Amistad. Huellas. Polvo. Bosques. Descanso. ¡A tope! Niebla. Euforia. Vértigo. Admiración. Peligro. Dominio. Velocidad. Control. Orientación. Gira a la derecha. ¡Es por ahí! Fuera del itinerario. El paraiso en la tierra. Autobús. Notalgia. Noche. Cansancio. 17. Recuerdos. Buenos momentos.

¿Rendez-vous?

lunes, 15 de noviembre de 2004

Dímelo, díselo



Porque el canon a los CD-R/DVD-R es un abuso, díselo bien claro.

Caramelo



Hace poco salió Firefox 1.0 y recientemente se ha actualizado el skin Charamel para dicho navegador, con sus colores deliciosamente pastel. Dulce caramelo para tu escritorio.

domingo, 14 de noviembre de 2004

sábado, 13 de noviembre de 2004

¿Pero qué está pasando?

Bombardeo de anuncios de juguetes en televisón, estudios de psicólogos sobre lo dañinos que son los videojuegos..... Pues si, va a ser eso... ¡Ya llega la navidad! ¡Ya llega la navidad!

viernes, 12 de noviembre de 2004

Doctor Attenborough, supongo

Estos días los afortunados que hayan tenido la oportunidad de ver La 2 a eso de la hora de comer más o menos, habrán podido disfrutar de La vida de los mamíferos, los fantásticos documentales de la BBC, con el incombustible y mítico David Attenborough (Sir David).



El abuelito lleva años dando guerra con su inefable camisa azul y sus pantalones claros (fijaos, siempre los mismos) y ha protagonizado varios de los mejores momentos televisivos desde que sigo este tipo de programas, siendo aún pequeñín. Hay mucho que agradecerle a este hombre; gracias a él no toda la tele es telebasura. Y que siga así por muchos años.

jueves, 11 de noviembre de 2004

Haz lo que digo y no lo que hago

Ha muerto Arafat. Aunque no me caía mal, tampoco me caía bien. Y aunque no me alegro de su muerte (muy mala ha de ser una persona para alegrarse de su muerte, y casi que ni así), hay un dato inquietante: que era el sexto gobernante más rico del mundo (datos del 2003) codeándose con Saddam Hussein y Fidel Castro, brillantes ejemplos del despotismo ilustrado del siglo XXI (todo para mí pero sin el pueblo, ¿...o no era así la frase...?) . Y viendo las imágenes que nos llegan de Palestina, la gente por ahí no anda sobrada de dinero. Pero todo eso da igual porque aquí el amigo ya ha ascendido a categoría de Mito. La gente tiene lo que se merece.

Siguiendo con gente asquerosamente rica (y asquerosamente poco ética), no dejeis de pasaros por aquí. Me ha hecho gracia este comentario:

Rico y de derechas no te queda mas remedio que ser fascista.
Excepto si te llamas Ana Belen.

El tipo no deja de tener algo de razón...

CQC con 0% de materia grasa

En los tiempos de la comida light y sin azúcar tenía que ocurrir: vuelve Caiga Quien Caiga, pero sin Wyoming y su mítico equipo de reporteros. Qué soso me va a saber todo.

Pasen y vean

juaaaaaaaaaa juaaajua juaaaaaaaaajua juajuajua juaaaaaaaa juajuajuajuajua juajuaaajua juaajuajuajuaajuuuaaa juajuajuajuajaujaujuajua

¡Que divertido! No hay nada como dejar que las cosas caigan por su propio peso.

miércoles, 10 de noviembre de 2004

Viajeros Viajeros Viajeros Al Al Al Tren Tren Tren

Los Chemical Brothers tienen por ahí un tema llamado Star Guitar, que de no ser por su genial vídeo, me hubiera pasado desapercibido. Para los despistados, los Chemical Brothers son esos chicos que hacen música electrónica de calidad y no chunka chunka a granel del que se escucha en algunos sitios. Pues eso.

Para dirigirles el vídeo los hermanos químicos tuvieron la suerte de encontrarse con un francés cachondón que responde al nombre de Michel Gondry, que viendo su historial parece ser un tipo bastante polifacético y sobre todo con mucho talento. Talento, que en los tiempos que corren, hay bastante poco.



El vídeo es un plano secuencia continuo del paisaje tomado desde la ventanilla de un tren, y así durante cuatro minutos sin interrupción. Fin.

Jo que rollo, ¿no? Pues no.



Resulta que esa idea así de simple junto con la música de los Chemical Brothers da como resultado un vídeo espectacular, de los que apetecen ver una y otra vez. No esperéis ver ninguna historia desarrollada, porque no la hay. Es un vídeo para mirar y disfrutar.



Gondry se dedicó a viajar por Francia con su cámara, grabando elementos del mobiliario urbano. Luego se puso a recortar y montar las secuencias en bucle para seguir la base. El tema de los Chemical era ideal para este tipo de montaje y el resultado es un vídeo donde el paisaje actúa a modo de percusión. Una lámpara, un poste, una torre, un puente, un tren, una caseta, cualquier cosa le valía al genial director para seguir el ritmo hasta el punto que parece que es la imagen la que crea la música. Todo junto trae fluidez, movimiento. La imagen yendo de la mano con la base. Cuatro farolas. Tap tap tap tap. Tres postes. Top top top. Varias columnas seguidas. Ratatatatatatatap.



El ritmo se acelera y entonces aparecen varios postes a modo de batería; la música se ralentiza y entonces aparece un paisaje llano, o un talud, o se hace de noche. La frase se podría haber escrito al revés: aparecen varios postes a modo de batería y entonces la música se acelera; aparece un paisaje llano, o un talud, o se hace de noche y entonces la música se ralentiza. Porque aquí la música es la imagen y la imagen es la música.



Un buen ejemplo de cómo aplicar la tecnología a una buena idea y no al revés.



Una cosa que le da personalidad al videoclip es el tren. Es un medio de transporte que tiene algo especial. Las estaciones con su bullicio de gente que va y viene, los vagones, los paisajes, el ruido de las ruedas, viajes interminables de varias horas, noches en el coche-cama, nostalgia, las cosas parecen verse diferentes, y aquí se encuentran todas esas sensaciones juntas. Todo muy naif. Je.



Aunque sigo sin entender qué pinta el título de Star Guitar en todo esto.

martes, 9 de noviembre de 2004

Ya está aquí, ya llegó

Get Firefox

Ya ha llegado la primera versión estable (si es que no lo era antes) del navegador más chachi piruli de toda la red. Por supuesto se trata de Mozilla Firefox 1.0, que tras un largo camino por fin ve la luz como producto acabado. Los que no lo hayan probado ya tardan en instalarlo y disfrutar sus ventajas, entre ellas la navegación con tabs, bloqueo de pop-ups, quicksearches, extensiones y muchas cosas más. Y por el mismo precio estaréis protegidos contra todas las vulnerabilidades del Internet Explorer. ¡A descargar!

lunes, 8 de noviembre de 2004

Marchando una ración de opiniología

Al parecer el petróleo se acaba y por lo tanto algunas voces piden a gritos que desaparezcan los vetustos motores que funcionan con combustibles fósiles en favor del manido coche de hidrógeno. Muy bien. Sin entrar en lo peligroso que sería tener un coche repleto de hidrógeno rodando por ahí (y si no que se lo pregunten a los del Challenger cuando señor hidrógeno y mister oxígeno tuvieron un pequeño rendez-vous allá por 1986) yo quiero respuestas a algunas preguntas. Para empezar, tomemos unas toneladas de agua y hagamos hidrólisis para obtener el hidrógeno. Vaya, para hacer la hidrólisis hace falta energía eléctrica. Qué contrariedad. Resulta que para un parque automovilístico de hidrógeno similar al actual la demanda energética sería demasiado alta como para sustituir así como así los coches de gasolina. Bueno pues hagamos muchas centrales productoras de energía. ¿Que cuántas hacen falta? Da igual, hagamos tantas como sean necesarias, si el coche de hidrógeno no contamina ;) Uy pero si resulta que si las centrales son térmicas contaminarán lo mismo o más de lo que contaminaban nuestros viejos y sucios coches. Vaya. Pues hagámoslas solares. ¿Cómo, que no son eficientes para cubrir tanta demanda? ¿Y las eólicas tampoco? Jo. ¿Y no podríamos hacerlas hidráulicas? Ah claro, que se trata de ser ecológicos y no cargarse los ríos. Tenemos nuestro flamante coche de hidrógeno sin emisiones contaminantes, y el precio a pagar son... más gases a la atmósfera. ¿Entonces qué?

Va a resultar que las voces que se vienen alzando últimamente en favor de las centrales nucleares van a tener razón. Al fin y al cabo las emisiones a la atmósfera de este tipo de plantas es 0, y el tema de los residuos sólidos es un campo sobre el que ya hay mucha experiencia y se controla fácilmente. Y además es la forma más eficiente de producir electricidad que se conoce. Supongo que algún que otro mojigato/a ecologista de salón habrá dejado de leer a partir de aquí, pero con ñoñerías y mirando para otro lado no se van a resolver los problemas que se plantearán dentro de algunas décadas.

Así, algunos que vienen batallando desde hace tiempo por un planeta más limpio, como James Lovelock, sostienen que la apuesta por lo nuclear sería la piedra angular en la lucha contra las emisiones de gases contaminantes y el cambio climático. Pero claro, mencionar la energía nuclear es herejía para algunos, y para otros el admitir que es una posible solución sería hacer el ridículo después de dar tanto la vara durante años y años. Y ahora el autor de la Hipótesis Gaia les viene con este jarro de agua fría. Je. Y para rematar la faena Bjorn Lomborg con sus estudios pone en duda todo esto del calentamiento global.

Y mientras tanto, recordad, ecologistas de salón: tenemos un planeta que pide energía y que a medida que países como China o India se pongan a la altura del mundo occidental, la demanda irá a más. Y mientras, estamos plantando vuestros molinillos de viento. Estamos esperando vuestras ideas, ôh salvadores del mundo.

domingo, 7 de noviembre de 2004

La junta de la trócola

Hubo una época en que cuando a alguien le preguntaba si su vídeo era VHS o Beta, respondía algo parecido a "no lo sé, creo que pone Philips". Esos eran los mimbres de una sociedad pre-tecnológica que ha tenido que ponerse al día a pasos agigantados. El resultado se nota y ahora un aparato electrónico ya no causa miedo ni sorpresa, forma parte del día a día. Pese a todo, aún queda una gran parte de la gente que no sabe programar un vídeo, configurar una TV o simplemente no entiende un manual de instrucciones (por no hablar de la informática). ¿Tan complicado es manejarse con estos electrodomésticos? ¿Cuál es el problema de base? ¿Cuánto tiempo durará esta brecha tecnológica? ¿Realmente le importa algo a la gente saber desenvolverse con las máquinas que manejan todos los días?

sábado, 6 de noviembre de 2004

Flota

Una canción con la que tuve la suerte de encontrarme por casualidad: Remind Me, de Röyksopp. Para cuando tengas demasiadas cosas rondándote en la cabeza y necesites olvidarte de todo aunque sólo sea durante tres minutos.

sábado, 30 de octubre de 2004

Asúmelo

Quand ils sont tous neufs,
qu'ils sortent de l'oeuf,
du cocon.
Tous les jeunes blancs becs
prennent les vieux mecs
pour des cons.

Quand ils sont venus,
des têtes chenues,
des grisons.
Tous les vieux fourneaux
prennent les jeunots
pour des cons.

Moi qui balance entre deux âges
Je leur adresse à tous un message.

Le temps ne fait rien à l'affaire.
Quand on est con, on est con!
Qu'on ait 20 ans, qu'on soit grand-père
Quand on est con, on est con!

Entre vous plus de controverses,
Cons caduques ou cons débutants.

Petits cons de la dernière averse
Vieux cons des neiges d'antan
Petits cons de la dernière averse
Vieux cons des neiges d'antan

Vous les cons naissant,
les cons innocents,
les jeunes cons,
Qui, ne le niez pas, prenez les papas pour des cons.

Vous les cons âgés,
les cons usagés,
les vieux cons.
Qui, confessez-le, prenez les p'tits bleus pour des cons.

Méditez l'impartial message
d'un qui balance entre deux âges.

Le temps ne fait rien à l'affaire.
Quand on est con, on est con!
Qu'on ait 20 ans, qu'on soit grand-père
Quand on est con, on est con!

Entre vous plus de controverses,
Cons caduques ou cons débutants.

Petits cons de la dernière averse
Vieux cons des neiges d'antan
Petits cons de la dernière averse
Vieux cons des neiges d'antan

Cuanta razón tiene Brassens.

viernes, 29 de octubre de 2004

Basta de delirios

¡Oh si!

Ración de ajo

No me gusta repetir temas en los posts pero de vez en cuando leo en la prensa artículos que dan en el blanco y no quiero perder la oportunidad de reproducirlo aquí. Omito autor y nombre del diario para que estos datos no quiten ni den razones; prefiero que el artículo hable por sí mismo.

Las recogepelotas.

Hace unos meses, reapareció en las pantallas de televisión el concurso Un, dos, tres, y la verdad es que no duró mucho: los índices de audiencia, que son como el despotismo ilustrado sólo que al revés, todo sin el pueblo pero para el pueblo, lo condenaron a una muerte súbita a la que se me ocurre que podría escribírsele encima el mismo epitafio que, según suele contar el escritor Alfredo Bryce Echemique, pusieron los familiares de un militar limeño sobre su tumba: “Descanse en paz, ¡es una orden!”. Pero menos aún que el programa duraron un par de actores enanos que trabajaban en uno de los números cómicos, después de que algunas voces prestigiosas señalasen la vergüenza de exhibirlos en público, haciendo el ganso cada semana –por otra parte, igual que lo hacía el resto del reparto de todas las alturas-, y promoviendo con ello una visión grotesca, insultante y ofensiva de su condición. El resultado fue que dos actores fueron despedidos. Es que la corrección política no sólo produce héroes, también tiene sus mártires.

Ahora, la decisión de contratar a jóvenes modelos como recogepelotas para el partido de cada tarde –sólo para ése- del Masters Series de Madrid, ha vuelto a agitar mares de tinta y ondas de radio, y la cosa ha llegado al punto de que la secretaria general de Políticas de Igualdad, Soledad Murillo, ha solicitado por escrito al director del torneo, Manuel Santana, que le haga a las modelos del Masters lo mismo que le hicieron a los actores del Un, dos, tres. Según Morillo, la utilización de las chicas como recogepelotas “contribuye a fomentar una clara visión discriminatoria de las mujeres que aparecen como simples objetos de decoración y divertimento”. O sea, que nada de chicas guapas, sólo se admiten niños recogepelotas, naturalmente siempre y cuando a alguien no se le ocurra considerar que eso es explotación infantil, porque entonces van a tener que recoger las pelotas un par de cabras de la Legión bien entrenadas. Aunque, claro, si se mira bien, ¿no sería eso maltrato de animales...?

Santana, que siempre fue muy bueno devolviendo la pelota, ha contestado con una pregunta a la secretaria general, si la veda se abre: “¿Habrá que suprimir también a las animadoras del baloncesto, a las chicas que aparecen en las parrillas de salida del mundial de motociclismo, a las de la fórmula 1, el boxeo y todos los demás deportes?”. Y, ya puestos, ¿por qué no también las modelos de las pasarelas, las azafatas de congresos, las jóvenes que cantan los números de la Bono Loto y las actrices demasiado llamativas? ¿Y las monjas? ¿Por qué no empezamos por las monjas, que ellas sí que tienen más pinta de estar un poquito, apenas dos mil años de nada, discriminadas en su profesión? ¿Y qué me dicen de las periodistas que presentan los informativos o los debates de las cadenas de televisión, siempre tan arregladas, tan elegantes? ¿Y las ministras que posaron, todas bien guapas, cada una en su estilo, para una revista de moda? A este paso, o le ponemos un burka a todas las profesionales guapas del país, para que su belleza no les haga parecer “simples objetos de decoración”, o las colas del desempleo van a empezar en una oficina del Inem de Móstoles y van a acabar en el Cabo de Buena Esperanza.

A las recogepelotas del Masters Series de Madrid las viste y paga una firma comercial, que aporta su financiación para hacerse publicidad, como otros patrocinan a Beckham, Raúl, Zidane y demás. Y, de hecho, en la broma del tenista Andre Agassi, que ha dicho que su opinión acerca de este asunto es que “quizá las faldas de las chicas deberían ser un poco más cortas”, hay algo de verdad: esa firma comercial las viste, por lo que se ha visto hasta ahora, con todo el recato del mundo, y cualquiera que siga un poco el deporte del tenis habrá visto que las modelos recogepelotas van muchísimo más recatadas que las propias tenistas: dénle un vistazo a las hermanas Venus y Serena Williams o a Anna Kournikova, y verán. ¿Les prohibiremos, cuando vengan a Madrid, vestirse de ese modo?

Por cierto, casi lo olvidábamos: el Masters Series es todo un lujo para Madrid, en cuyas pistas hasta hace poco de segunda clase están jugando algunos de los mejores tenistas del mundo, gente que tiene salas de trofeos con más oro y plata que las minas del Rey Salomón. La ciudad debería estar de enhorabuena.

jueves, 28 de octubre de 2004

Te espero en el patio después de clase

Los matones nos perdonan la vida por esta vez y no habrá que pagar el canon por préstamo de libros en las bibliotecas. Aunque solamente es "por ahora". ¿Cuanto tiempo nos va a dejar vivir el matón de barrio? Todo en pos de la cultura (esa palabra que han conseguido que sea odiosa).

miércoles, 27 de octubre de 2004

No cambien de canal o les perseguiré

...solía decir Coll cuando daba paso a la publicidad en Hablando se entiende la gente. Tenía razón, porque si hubiésemos cambiado de canal nos hubiéramos perdido estos anuncios. Lástima que sean de EEUU; me gustaría volver a ver algunos spots de por aquí como los de "busque, compare..." y demás caspa. ¿Que hay cosas mejores que ver anuncios? Qué se le va a hacer, vivimos en la era de la publicidad.

martes, 26 de octubre de 2004

Puntería galáctica

Al parecer la sonda Cassini está sobrevolando Titán, un satélite de Saturno, a una altura no mayor de 1200 kilómetros. En estas noticias se suele olvidar la cantidad de gente que ha trabajado en un proyecto de esta magnitud, las mentes privilegiadas que han hecho la ingeniería para que este aparato cumpla su objetivo, y el reto que supone enviar un cacharro diminuto a tanta distancia, con tanta precisión, y que encima funcione.

lunes, 25 de octubre de 2004

It's close to midnight and something evil's lurking in the dark

Siguiendo con la revisión de videoclips clásicos iniciada con el Take On Me, hoy nos sumergimos en la oscuridad y le quitamos el musgo a la puerta que da paso a la cripta donde nos encontramos a uno de los tipos más geniales y bizarros de los años 80. Claro está, hablamos de Michael Jackson, cuando se dedicaba a hacer cosas que valían la pena antes de trajinarse a su mono Bubbles y a jugar con los niños en su rancho de Neverland. Jugar en sentido literal o figurado, que el lector decida.

Tenemos aquí a Thriller (1983), un vídeo dirigido por John Landis que marcó la década ochentera por su música, por su curiosa estética (término que en este blog aparece muy ligado a esos años), por innovador, por sus bailes, y en resumen, por su carisma.



Todo empieza con una parejita de enamorados (atención a la ropa que se gasta el Jacko en el vídeo). Michael le pide en matrimonio a ella (Ola Ray, una playmate de la época venida a menos).



En esto que a Michael le da un ataque y empieza a convertirse en hombre lobo.


"Me sale a pagar en la declaración de Hacienda"

Pero tranquilos que todo era un guiño a las películas de terror de los años 40 y 50. Michael y su niña están a salvo en un cine comiendo palomitas y metiéndose mano.


"En el kinepolis no estamos tan apiñados"

A la chica le da el telele y se va con viento fresco, seguido de su amoroso novio que corre a consolarla (sic).





Ahora empieza lo bueno. Los dos juntitos empiezan a pasear por la noche en medio de calles desiertas. Empiezan los primeros acordes de lo que iba a ser el tema más repetido (y vendido) de aquella época. Michael, que por entonces aún era "ese niño negro de los Jackson Five" estaba a punto de poner el primer ladrillo de lo que sería su imperio musical. Je. Pensar que ha acabado como ha acabado...

La parejita comete el error de pasar por delante de un cementerio. Niebla, humedad, oscuridad, el mal rollo se avecina. Niños a la cama que llega la hora de las brujas.



Decidme, ¿acaso no es esto genuino terror naif?


"¿Por qué L'Oréal? Porque yo lo valgo"

Los zombis empiezan a surgir por doquier. Atención al aspecto que presentan estos infelices, de auténtica caseta de feria para gente de hoy en día, pero por entonces estas cosas eran traumáticas para un pobre niño inocente de 7 años de edad.




Lo verdaderamente terrorífico de esta imagen es que le
pidieron 500.000€ por una alcantarilla en el centro
y sin amueblar. Así lleva esa cara de cabreo.

Lo mejor llega en este momento, con la música de fondo, sale a escena la voz lapidaria y de ultratumba de Vincent Price protagonizando una actuación estelar con un inquietante mini relato.

Darkness falls across the land
The midnite hour is close at hand
Creatures crawl in search of blood
To terrorize y'awl's neighborhood
And whosoever shall be found
Without the soul for getting down
Must stand and face the hounds of hell
And rot inside a corpse's shell
The foulest stench is in the air
The funk of forty thousand years
And grizzly ghouls from every tomb
Are closing in to seal your doom
And though you fight to stay alive
Your body starts to shiver
For no mere mortal can resist
The evil of the thriller

Mientras tanto, Jacko y su novia se ven acorralados por los zombis malvados. En el cine se estaba más cómodo. Cuidado a la ropa que se gasta Michael. Tengo sospechas de si no estaba reaprovechando el vestuario de la serie "V", que también comenzaba a pegar fuerte justo por entonces, porque tiene cierto parecido con los modelitos que se gastaba Diana, la lagarta mala (o la mala lagarta, según cómo se mire).



Pero la verdad se revela. ¡Michael Jackson es uno de ellos!


"Tengo que cambiarme de médico"

Empieza la mejor parte del vídeo. El mítico tema de Thriller se ve acompañado por unas coreografías simplemente perfectas. Michael Jackson en sus buenos tiempos era un bailarín excepcional además de una persona meticulosa rallando la manía, y eso se deja notar en todos los movimientos de baile con los zombis.







¡El rey del pop también vistió calcetines blancos con mocasines!



Más bailes. Momentos míticos del pop.







El vídeo alcanza su clímax. La chica corre aterrorizada buscando un lugar donde guarecerse. Encuentra una casa abandonada y trata de refugiarse en ella. ERROR. Los zombis atraviesan las carcomidas paredes como si fuesen sus propias carnes macilentas. La pobre chica se ve acosada y todo parece perdido cuando ve esas caras mortecinas acercarse con intenciones algo más que malas.


Varios niños tienen pesadillas con esta cara. Yo las tendría.

Pero ¡oh sorpresa! Se encuentra con un sonriente Michael Jackson que le tiende una mano salvadora. La oscuridad es ahora luz. Los vapores del Más Allá se han retirado. Todo vuelve a ser normal. Está a salvo.



¿Normal? ¿A salvo?



(Risa maníaca de Vincent Price)

Ya es hora de acostarse. Apagad las luces. Pero antes mirad debajo de vuestras camas, nunca se sabe...