miércoles, 28 de diciembre de 2005

La alternativa de la Nada

El mundo de hoy da penita verlo. Tenemos a Bush desbocado y ejerciendo de las suyas sin nadie que le pare los pies, haciendo uso y abuso del poder que tiene EEUU en el panorama internacional, y erigiendo un pequeño estado dictatorial de fronteras para adentro, con leyes que son cualquier cosa menos promotoras de las libertades de sus ciudadanos. Pero fuera de esas fronteras la cosa empeora notablemente. Tenemos por ejemplo a oriente medio y simpatizantes, que mamonean del petróleo mientras pueden en una especie de despotismo ilustrado (todo para mí pero sin el pueblo), a la vez que les comen el coco con la religión, hasta el punto en que un tipo puede hacerse volar por los aires con un cinturón de explosivos en el nombre de Alá, solamente por obedecer las órdenes de un millonario que no sabe lo que es pasar hambre ni penurias. Más lejos, en sudamérica las repúblicas siguen siendo bananeras, y en el paraíso del socialismo se sigue aplicando la dictadura revolucionaria -aún queda alguien que se cree eso- y se firman a destajo las sentencias de muerte y la gente va a la cárcel por contestatarios. Aún más allá tenemos los países asiáticos con gente trabajando por dos bocados de pan y sin derecho a esas minucias que algunos llaman derechos laborales. De África mejor no hablar porque es para llorar y no parar. Efectivamente, el mundo está bastante jodido.

¿Otro mundo es posible? Sí, pero eso es lo malo. Que la alternativa a tan oscuro panorama es otro bando que ha hecho suya esta frase y te pega en la cabeza con el lema de marras cada vez que tiene la ocasión. Es esa gente insoportable uniformados de malabares y diábolo, gafas de pasta, pañuelo palestino -allí les mandaba un año- que es algo así como la camiseta del Ché del nuevo milenio, tatus de quita y pon para hacer ver que se está mogollón de comprometido con el medio ambiente y con las culturas exóticas y mazo de alternativas. Adalides del buen rollo por decreto ley. Creídos de si mismos. Egos desatados. Cabezas llenas de aire. Niñatos de ciudad que se creen con el derecho de decirles a los demás qué es lo que deben de hacer, cómo lo deben de hacer, y de qué tienen que vivir solamente porque han leído cuatro libros de baratillo sobre desarrollo sostenible -palabro horripilante donde los haya-, gente que se cree la más guay, la más informada sólo porque lee libelos como nodo 50, indymedia y demás apologetas de la Verdad. Gentes que ponen cara de velocidad cuando hablan de esos temas porque se creen doctos en la materia. Esos que se les llena la boca con las palabras sostenible, ONG o el taichí y sus energías cósmicas. Esas personas que hablan del calentamiento global o del cambio climático como si supieran algo solamente porque han leído un par de páginas web, y nos cuentan que el mundo se calienta, no se calienta, o todo lo contrario, según cómo se hayan levantado ese día. Gente que se ve a si misma como la más comprometida y solidaria. Activistas de medio pelo y guerrilleros de los foros. Todos una panda de memos que juegan a ser lo más, con su movimiento antiglobalización de perspectiva chata e ideas de todo a 100. Tipos que son legión del buen rollo, y que se montaron para su propia gloria esa superchería llamada fórum que dio vergüenza ajena ver cómo se aprovechaban de esos pobres diablos mercantilizando su ideología -si es que puede calificarse como tal- pelotazo va, pelotazo viene, esos tipos que algunos han sabido capitalizar tan bien para sus propios intereses (no me interpretéis mal: han hecho muy bien, y yo también me aprovecharía de gente así si tuviera la ocasión). En suma, todas esas personas de eterna inconstancia e insoportable ligereza. Otro mundo es posible, sí, pero sin ellos por favor.

Alternaguay
Soy lo más.

Apenas empezamos un nuevo siglo y nos encontramos con una banda de crápulas por un lado, y una panda de memos por el otro. Y el resto de la gente normal, que solamente quiere vivir en paz, en medio de esta mierda aguantando a unos y a otros. Cuando uno hace balance de todo este show ve que está todo mucho peor de lo que pensaba.

4 comentarios:

The Havoc dijo...

Es que es lo más cool, y una excusa perfecta para hincharse a birra y porros. Eso sí, por una causa! (hincharse a birras y porros).

Ole mi bro, que bien escribe!

Dan Solo dijo...

¿Tan difícil es hacer las cosas bien?

Esa gente es la que tira por tierra de la manera más espantosa el trabajo serio de la gente compentente...

epi dijo...

Que pedazo de post colega, de los mejores que has escrito. Verdades como puños, puños por el culo a todos.

Te tomo la palabra:

MUERTE AL HEMISFERIO NORTE!

Lily Maid dijo...

Primo, ¿qué tal si nos dedicamos al exterminio de toda esa gentecilla?
Podemos empezar con los tres simplistas del soy rebelde porque el mundo m'hacho asín que tú y yo sabemos, y ya continuar "to'p'alante, hasta Alicante". Que dan ganas de sacar el keroseno de tito Nolen, primo.
¿Qué? ¿Te hace?
/me modo makarra on