martes, 1 de febrero de 2005

Preguntas sin respuesta (II)

Cuando vas por la ciudad, te avasallan vendiéndote kleenex, u ocho pilas a un euro. Pero cuando te hace falta, no encuentras ni uno. ¿Por qué?

2 comentarios:

Lily Maid dijo...

La Ley de Murphy ^^

Anónimo dijo...

eledhwen: Elemental, querido naïf...