domingo, 24 de septiembre de 2006

¿Dónde c**o está Matt?

Internet depara sorpresas muy curiosas y te acerca a personas que de otra manera te hubiera sido imposible conocer. Permite a gentes anónimas hacer algo especial y darse a conocer en todo el planeta yendo al margen de los mass media y otros canales oficiales que se mueven por la mercadotecnia y el beneficio. Internet es la democracia real y absoluta, nada que ver con la que nos predican por otras vías, y por eso hay que conservar a la red de redes, por encima de intereses privados y políticos que la pretenden acotar, mermar y reducir a su mínima expresión. Pero esa es otra historia, que me estoy desviando.

Decía que Internet te pone en bandeja a personas normales que te pueden llegar a sorprender. Este es el caso de Matt Harding, un tipo que si no fuese por la red de redes, jamás habría tenido la oportunidad de saber de él.

La historia de este hombre se podría resumir en un par de frases. Nació en Connecticut, no tiene ninguna aptitud que le haga especial, es tan "pobre" como lo puede ser cada uno de nosotros. Tiene una vida de lo más normal del mundo. O tenía. Y en cambio es mundialmente famoso para aquellos que usan Internet para algo más que para descargar porno. ¿Por qué?

Porque Matt Harding decidió romper un día con su vida monótona y decidió dilapidar sus escasos ahorros embarcándose en un viaje de más de un año que le llevaría por casi cuarenta países a lo largo de los siete continentes. En una de esas complicidades que solamente ocurren en viajes así, un amigo le dijo que porqué no bailaba en cada lugar que visitaban mientras le grababa. Y así fue como sucedió esto:


(Descarga directa de los vídeos aquí).

Lo naïf de su propuesta no pasó desapercibida y pronto surgieron admiradores (por ejemplo aquí y aquí) y es comprensible porque viendo los lugares tan increíbles en los que marca su bailecito le entran ganas a uno de meter un par de calcetines y algún pantalón en una maleta y salir corriendo hacia el aeropuerto más cercano. Tan sencillo y tan complicado, Matt ha tenido sus 15 minutos de fama. Probablemente no se vuelva a saber de él. Pero iniciativas así son como una bocanada de aire fresco.

Una cosa más para los que estén interesados. La música que acompaña los vídeos es de Deep Forest y la canción se llama Sweet Lullaby, vídeo en el que se basó Matt para grabar sus peripecias.

Para acabar, tan solo decir que Matt y l'homme naïf tienen algo en común. Busca la respuesta debajo de la tapa del yogur.

2 comentarios:

Nanna dijo...

Debajo de la tapa del yogur sólo hay más yogur XD
Lo que teneís en común ya lo se ^_^

The Havoc dijo...

Brutal, bro. Efectivamente, te alegran la mañana cuando lo ves en la oficina y piensas que el día a día es un enorme montón de estiercol humeante que hace llorar al Niño Jesús.

Este tipo y el del Free Huges, han sido los 2 cents que me han marcado esta semana.

Besicos.