martes, 6 de abril de 2010

Cumbres, tocando el cielo

Ya ha pasado algún tiempo desde que dejé atrás los paisajes alpinos pero no puedo dejar de echar un vistazo y recordar esos lugares emblemáticos.

Cumbres, tocando el cielo

Glaciares en la Vanoise, desiertos de hielo y nieve.

Cumbres, tocando el cielo

Allá donde vayas siempre estás observado por la Grande Motte y la Grande Casse, desde esas alturas rozando los 4000 metros.

Cumbres, tocando el cielo

Sentarse con la mirada perdida en el infinito, el silencio solemne de las montañas, hay pocas sensaciones comparables a ésta.

Cumbres, tocando el cielo

La nieve lo cubre todo, como una sábana que con sus pliegues envuelve lomas y redondea las crestas.

Cumbres, tocando el cielo

El pueblo permanece perdido en el fondo del valle, a los pies de la inmensidad.

Cumbres, tocando el cielo

Las cadenas de montañas no logran ocultar el glaciar de Pissaillas en Val d'Isère.

Cumbres, tocando el cielo

El gran ojo de la Aguja es un sitio característico, y no se olvida cuando uno ha estado a sus pies.

Cumbres, tocando el cielo

Cumbres, tocando el cielo

Cumbres, tocando el cielo

La neblina mezclada por algunos copos de nieve arrastrados por el viento difuminan un paisaje de sol, cielo azul y un frío glacial.

Cumbres, tocando el cielo

Cumbres, tocando el cielo

Hasta las piedras tienen que rendirse a los rigores de la estación.

Cumbres, tocando el cielo

Según vas tomando altura ganas perspectiva sobre el pueblo que dejas atrás, circundado por sus montañas tan características y su lago helado.

Cumbres, tocando el cielo

Tras un fuera de pistas en medio de la montaña consigues tu premio. Un paisaje bucólico, con sus casitas de piedra perdidas en medio de la nada.

Cumbres, tocando el cielo

Cumbres, tocando el cielo

Pasos realmente difíciles e inclinados suponen un auténtico reto.

Cumbres, tocando el cielo

En el atardecer, un último rayo de sol intenta aportar algo de calor a los -20ºC que reinan en el ambiente.

Cumbres, tocando el cielo

Llegando a Val d'Isère, el pueblo moderno de hoy rodea a la torre medieval de antaño.

Cumbres, tocando el cielo

En cuanto al lado lúdico del asunto, se celebraron los primeros Winter X Games en Europa. Auténtico show made in USA.

Cumbres, tocando el cielo

Cumbres, tocando el cielo

Cumbres, tocando el cielo

Cumbres, tocando el cielo

Cumbres, tocando el cielo

Cumbres, tocando el cielo

Como siempre, volveremos. Por supuesto.

1 comentario:

Luiyo dijo...

Mola.