lunes, 7 de septiembre de 2009

Ironías de la vida

Cuatro años y medio con el mismo terminal, y en cinco meses tres teléfonos diferentes. Vivir para ver, je.

5 comentarios:

Eledhwen dijo...

¿Y no puedes hacer una crítica de los mismos para aquellos que estamos pensando en un cambio?

Luiyo dijo...

Eso, ¿con cuál te has quedado? ¿Cuales fueron descartados?

Naif dijo...

Bueno, después de cargarme mi Alcatel accidentalmente, tuve un LG KP100. Ultra sencillo. Pequeño. Ligero. Interfaz agradable. Batería inagotable. Para mi el móvil perfecto.

Por avatares del destino me tuve que hacer con un nokia clásico, el 2610. Casposísimo. Nunca me han gustado los nokia, y con este modelo recordé el porqué. Interfaz engorrosa, anclada 10 años en el pasado. Nokia kaka.

Finalmente un Samsung táctil. Mola mil y todo eso, pero si no fuese porque me ha salido prácticamente regalado, me hubiera quedado con mi LG, que aún conservo y que no descarto utilizar en ocasiones puntuales.

Pues eso.

Luiyo dijo...

Ahora tienes un pepino de móvil, vamos :-D

Eledhwen dijo...

Yo tenía el LG Chocolat, pero me daba problemas de sincronización con el PC.
Ahora tengo un Nokia de los pequeños, temporalmente pues es prestado.
Gracias por las reseñillas.